Las sudamericanas toman con alegría su debut en la Copa Mundial Femenina, donde vuelven tras 12 años de ausencia.