La Copa América nos ha dejado ver a jugadores que parecen sacados de una película de terror como "Annabelle 3".