El peleador estadounidense a pesar de tomarse con calma la decisión de si hay una segunda edición, la última palabra no la daría él.