No es broma; el cantante canadiense quiere pelea y ya le "cantó" el reto a la estrella de Holllywood.