La selección germana protagonizó una de las mayores sorpresas de la Copa del Mundo en 1954 al frenar a la invicta Hungría, a la que venció 3-2.