El corredor de los Washington Redskins donó comida y libros para varios niños en su natal Houston, Texas.