Debido a los altos índices de contaminación, los habitantes de Santiago de Chile deberán evitar una añejada tradición para ver el fútbol.