Primera derrota de Pep Guardiola en la Liga Premier desde enero y con una defensa que cometió errores que terminaron en goles para el Norwich.