El equipo de Jürgen Klopp cada día ve más de cerca terminar una sequía de veinte años sin levantar en título de la Premier.