El tenista suizo no pudo ocultar su felicidad por lo demostrado dentro de la cancha de arcilla, Wawrinka sigue por buen camino en el Roland Garros