Las hermanas Williams retornaron a Compton, en California, donde fueron recibidas como heroínas en la inauguración de unas pistas de tenis.