El tenista japonés ha tenido tres jornadas agotadoras en Roland Garros, cabe recordar que sus encuentros se prologaron por la intensidad de sus rivales.