A pesar de su amplio palmarés en París, el tenista español confiesa que cada vez que llega al torneo se siente increiblemente nervioso.