El número 2 y la número 1 del mundo llevaron a Australia las copas que ganaron en la edición anterior.