El tenista serbio contrató al estadounidense como entrenador, con el objetivo de recuperar el terreno perdido esta temporada por los malos resultados.