El entrenador de la selección uruguaya de fútbol dijo que el partido contra Brasil no es de vida o muerte para sus dirigidos.