Horarios

Sáb.Abr.11 12:00 AM EDT
Mar.Abr.14 12:00 AM EDT
Mié.Abr.15 12:00 AM EDT
Jue.Abr.16 12:00 AM EDT
Sáb.Abr.18 12:00 AM EDT

Selección argentina de pueblos originarios integra fútbol y cultura ancestral

Buenos Aires, 11 jul (EFE).- La cultura de comunidades centenarias y la pasión internacional por el fútbol se unen en la selección argentina de pueblos originarios, integrada por jugadores indígenas no profesionales, que disputará a partir del martes la Copa Indoamericana en Chile.

Son docentes, albañiles o estudiantes de distintas provincias argentinas y, aunque ninguno se dedica al fútbol de forma profesional, son los mejores jugadores indígenas del país.

Entrenan en el predio de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), en las mismas instalaciones que utilizan las reconocidas figuras "albicelestes" de la selección mayor, como Lionel Messi y Javier Mascherano.

Tal como hicieron ellos recientemente, la selección de jugadores indígenas viajará el próximo martes a Chile para disputar la Copa Indoamericana, conocida como "La Copa América de los pueblos originarios".

El certamen reunirá allí a los seleccionados de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela, México y Estados Unidos.

"El principal objetivo es social, la posibilidad de conectarse con otros países. Es un evento de gran envergadura y me parece realmente un torneo muy lindo para fomentar la amistad y la fraternidad entre los pueblos", dijo a Efe Esteban Pogany, entrenador del seleccionado argentino.

"Realmente es un muy lindo desafío para mí. Son chicos que no tienen ningún tipo de formación básica, no tienen entrenamiento. La mayoría no juegan ni siquiera en ligas regionales", explicó Pogany.

Uno de ellos es Esteban López, que nació en una pequeña ciudad de 20.000 habitantes de la norteña provincia de Chaco y pertenece a la etnia toba, típica de esa zona.

López luce con orgullo la vestimenta oficial del seleccionado argentino y no pudo dormir la noche anterior a llegar a las instalaciones de la AFA.

"No pegué un ojo. Cuando vine acá fue un sueño hecho realidad. Conocer el vestuario, las canchas, fue algo impresionante", relató a Efe.

"El año pasado me recibí de docente, conseguí trabajo este año y justo me llegó esto, dejé todo para venir acá. Mi vieja (madre) estaba medio enojada, pero ella sabe lo que me gusta el fútbol", agregó.

López remarcó que, en el tiempo libre, los chicos se reúnen para contarse cómo es la vida en sus lugares de origen y cuáles son las costumbres típicas de cada etnia.

Gustavo Gracionis, otro de los futbolistas, se siente un afortunado porque 40 millones de argentinos quisieran estar en su lugar y en el de sus compañeros, pero "le tocó" a él y lo vive como "un sueño".

"Seguro van a estar orgullosos de mí porque estoy representando a mi comunidad y a la provincia de Salta, que para mí es un orgullo", afirmó.

Entre los jugadores hay chicos con orígenes de las etnias wichi, qom, chané y mapuche, entre otras.

La invitación a participar del torneo llegó desde Chile al Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) de Argentina, que se puso en contacto con la AFA y se encargó de buscar una base de jugadores para que después el entrenador pudiera seleccionar a los 18 mejores que viajarán a competir.

"Fue una varita mágica que me tocó y la estoy aprovechando al máximo. Es un orgullo estar con estos chicos, representar esta camiseta es un honor", dijo a Efe Lucas García, que vive la provincia de Buenos Aires y tiene raíces guaraníes.

El destino de esta selección argentina y de sus jugadores, una vez finalizada la Copa Indoamericana, es una incógnita, aunque tanto los futbolistas como el cuerpo técnico tienen el mismo anhelo.

"Me encantaría que siga, pero las cosas por ahí van a cambiar. Me encantaría también tener una oportunidad y que me toque la varita mágica y jugar en algún club", dijo García.

Pogany ya le expresó al Ministerio de Desarrollo Social argentino su deseo de que el seleccionado no se disuelva y que juegue en distintas provincias contra otros pueblos originarios locales.

"También me gustaría capacitar a estos chicos para que sean líderes en sus comunidades y capten a otros chicos para que se incorporen a la selección y al deporte", agregó.

Pero este seleccionado de pueblos originarios no solo defenderá en Chile la camiseta argentina.

También tendrá la importante misión de contribuir, a través de compartir costumbres y anécdotas, a reforzar el lazo entre los indígenas americanos, un objetivo que aparece como mucho más trascendente que anotar un gol o levantar una copa.

Por Sebastián Meresman

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!