Horarios

Martín Onti: La boñiga del riachuelo

MADRID, España.- El mundo del fútbol necesitado de artimañas fabricadas para fortalecer el negocio que significa en sí este deporte nunca dejará de sorprenderme. Los avances de las instituciones en erradicar a sujetos nefastos de los estadios acaba de sufrir un golpe letal en la lejana Argentina, donde la injusticia en el ámbito deportivo campa a sus anchas y la falta de apoyo de los encargados de administrarla termina marcando la diferencia.
 
Por orden de la justicia argentina, el club de fútbol Boca Juniors deberá readmitir como socio a Rafael Di Zeo, uno de los dos capos máximos de la barrabrava xeneize, conocida como ‘La Doce’. La comisión directiva del conjunto bonaerense había intentado alejarlo definitivamente de la institución debido a que su presencia en las gradas, junto con la de Mauro Martín -el otro ‘aficionado’ en cuestión- significaba una pésima imagen para la entidad del Río de la Plata. 
 
Enemistados en las tribunas y repudiados en los escritorios del club, ambos hinchas debieron pactar un acercamiento que les devolviera el poder desde la calle y así continuaron con su dominio de ‘La Doce’ desde el exterior, hasta este momento actual en que su reinserción a los estadios les encuentra nuevamente en el interior del recinto auriazul.
 
Di Zeo y Martín, en lucha fraticida, revolucionaron la segunda bandeja de ‘La Bombonera’, el estadio de Boca Juniors, para comandar los destinos del club más popular de Argentina y, desde tan predilecta posición, para aprovechar en beneficio personal dicho ‘titulo honorífico’ con el fin de crecer en poderes económicos, sociales, y políticos… entendidos y comprendidos éstos dentro del círculo permitido por sus avales gubernamentales.
 
Es conocido aquí, en España, que Di Zeo fue el encargado de adoctrinar en calidad de ‘Il Capo dei Capi’ a algunos miembros de los Ultras Sur – Real Madrid-  y del Frente Atlético – Atlético de Madrid- que viajaron con ese particular propósito a Buenos Aires y que pagaron unos 500 dólares por clases impartidas sobre la  manera apropiada de ‘administrar’ violencia en los estadios europeos. Esto significa toda una declaración de idolatría para Rafa Di Zeo bajo la protección del sistema que decide el sinsentido de la seguridad deportiva argentina.
 
Este próximo fin de semana se vuelve a reeditar una versión más del clásico por excelencia del balompié sudamericano, Boca Juniors vs. River Plate, esta vez en el marco de la Copa Libertadores de América. A raíz de estos hechos el secretario de Seguridad de Argentina, Sergio Berni –en desacuerdo con la medida de la justicia de permitir la reinserción de los violentos-, ha amenazado con no reforzar la vigilancia policial en las cercanías de la Bombonera xeneise, teniendo en cuenta que los Di Zeo y Martín se treparán a la bandeja superior sobre el Riachuelo porteño.
 


Te invito a seguirme en Twitter @Ontifutbol

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!