Horarios

Vie.Oct.23 12:00 AM EDT
Mar.Oct.27 12:00 AM EDT
Mié.Oct.28 12:00 AM EDT
Jue.Oct.29 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT
Mar.Nov.03 12:00 AM EST
Mié.Nov.04 12:00 AM EST
Marcelo Bielsa marcó época durante su etapa como técnico de Chile. Foto Getty Images

MADRID, España. - Lo vieron cabizbajo en Macul ensimismado en la difícil decisión que debía tomar en un tiempo inmediato, podría haber continuado al frente de la Selección de Chile, pero, no lo hizo. Su caminata por las dependencias del Complejo Juan Pinto Durán en la más absoluta de las soledades, le permitió a Marcelo Bielsa escuchar de su estricta e inviolable honestidad, las directrices a obedecer desde su intachable conducta de comportamiento humano.

Más allá de las nuevas autoridades andinas a las que se debería atener tras el alejamiento del por entonces presidente de la Federación de Fútbol de Chile, Harold Mayne-Nicholls, estaba la historia que el técnico argentino vislumbraba del, además, acomodado dirigente de la FIFA.

Todo esto sucedía en febrero del 2011, cuando la intervención a nivel internacional del dirigente chileno, de nombre y apellido inglés, emprendía su andadura en el máximo estamento del fútbol mundial sito en Suiza, donde nacen y se emprenden todos los proyectos que la gente bajo el comando de Joseph Blatter organiza.

Pues bien, viene a ser que años más tarde, en estos convulsivos tiempos contemporáneos, quizás mal bienvenidos para la FIFA, aparece un abogado estadounidense, Michael García, quien en su papel de fiscal contratado por la casa de Zúrich, suscribe al presidente del máximo organismo futbolístico un informe que el mismo Blatter se empecina, pese a la insistencia de García, en rechazar que sea publicado para no comprometer la confidencialidad de los testimonios.

Sin embargo, el tremendo ruido que los vericuetos de las candidaturas de los próximos dos mundiales hicieron sonar, fue descubriendo detalles que hoy ya tienen una forma más sólida de análisis y que los involucrados deberán ahora aclarar para salvaguardar su honor, ese en el que se basa Marcelo Bielsa para andar con la cabeza bien alta por la vida.

Al mencionado Harold Mayne-Nicholls se le suman, no sin sorpresa en el informe de Michael García, los nombres del español Ángel María Villar, del belga Michel D´Hooghe, del tailandés Worawi Makudi, y del alemán Franz Beckenbauer. Todo un quinteto de ilustres dirigentes del fútbol mundial que nos hacen comprender, a través de las suposiciones, aquella triste caminata en Macul del “Loco” Bielsa.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!
 
[