Horarios

Exestrella del fútbol boliviano trabaja como taxista

MADRID, España.- El caso de Gerardo García Berodia es un ejemplo de lo duró que puede ser el destino con cualquier ser humano sin importar que tan famoso pueda llegar a ser.

Surgido de la cantera del Real Madrid y apodado como “El Mago”, García Berodia debutó en el fútbol profesional con equipo de tercera división española El Álamo. Su habilidad para  conducir el esférico en el mediocampo lo perfilaban para conseguir cosas importantes en el fútbol de su país. Sin embargo, la aparición de un tumor en uno de sus tobillos lo obligó a mantenerse inactivo durante tres años, periodo en el que los clubes de mayor relevancia en España dejaron de interesarse en ficharlo.

Una vez recuperado, Gerardo pasó casi una década jugando entre equipos de segunda y tercera división, hasta que en 2013 le surgió la posibilidad de emigrar a la liga boliviana fichado por el club Jorge Wilsterman, donde no sólo se convirtió en estrella del equipo sino en uno de los mejores jugadores de toda la liga. La fama pareció sonreírle de nuevo e incluso algunos patrocinadores de talla mundial como BMW lo convirtieron en su imagen en el país sudamericano.

"Me convirtieron en un icono publicitario de marcas y hasta de la BMW. No podía ni ir a comer a los restaurantes. Había niños que se abrazaban llorando, padres que me pidieron hacer videos para el cumpleaños de sus hijos", describe el futbolista en una entrevista concedida a un medio español.

No obstante, lo que García Berodia construyó con mucho esfuerzo de pronto se le vino a abajo debido a otra mala jugada que la vida le tenía preparada, esta vez a través de un accidente que sufrió su hijo. Al salir de una piscina, el primogénito del futbolista español se estrelló con una puerta de cristal y se cortó gran parte de su cuerpo poniendo en riesgo su vida. Aunque un equipo médico logró parar la hemorragia que presentaba, las secuelas que presentó el infante propiciaron que su familia optara por retornar a España para someterse a un delicado proceso de rehabilitación.

Fiel a la frase de que “nadie es profeta en su tierra”, Gerardo García Berodia experimentó  en carne propia como le cerraron las puertas casi todos los clubes de España y lo más que logró fue jugar para el Club Deportivo Artístico Navalcarnero, equipo de tercera división cuyo bajo salario le resulta insuficiente para cubrir las necesidades económicas de su familia y es por ello que ahora conduce un taxi durante 10 horas al día.

Los días de gloria se vislumbran ya muy lejanos, en Bolivia algunos de sus fans todavía lo recuerdan con cariño, pero no dan crédito a lo que pasó con su carrera.    

"Tuve que elegir entre la familia y el fútbol y no lo dudé. Cada uno tiene sus valores que no se pueden cambiar, y en esta vida hay que elegir. Doy gracias por vivir un sueño como ese que no podía ni imaginar” asegura el futbolista.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Ronaldinho puso fin a su relación con Fluminense

Ronaldinho vs Ronaldo, batalla de cracks

Ronaldinho se "bate en duelo" con CR7 en Facebook

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!