Horarios

Mié.Nov.25 12:00 AM EST
Jue.Nov.26 12:00 AM EST
Sáb.Nov.28 12:00 AM EST
Mar.Dic.01 12:00 AM EST
Mié.Dic.02 12:00 AM EST
Vie.Dic.04 12:00 AM EST
Sáb.Dic.05 12:00 AM EST
Mar.Dic.08 12:00 AM EST
Hincha argentino en las gradas

MADRID, España.- Aunque sea una manera sutil de decir que los Barras Bravas del fútbol argentino siempre fueron la herramienta para que los ‘pescados’ más grandes lleguen al poder, se podría hacer dicha salvedad para resaltar la astucia de los peces grandes que usan a los pequeños de carnada para su propio provecho político, dejando que el trabajo visible sea ejecutado convenientemente desde la tapadera que les otorgan las gradas.

Las cabezas pensantes son también el denominador común de esta antigua historia en muchos otros lugares del firmamento futbolístico que genera la política alrededor de los intereses del balón, no solamente en la Argentina sino en varios otros fabricantes de desestabilizadores sociales… como para llamarle de alguna forma complaciente. 

Con un efecto desencadenante, la historia se remonta a muchos años atrás donde uno puede indagar en cuantiosos expedientes, y comprobar en los mismos, que existe un largo listado de muertes que la violencia ha generado en el país del Bicampeón del Mundo del ´78 y el ´86.

A raíz de los últimos episodios, de obligada atención por parte de una comunidad argentina ya en apariencia acostumbrada a la irracionalidad de los hechos, las medidas que uno esperaba se transformaran en ejemplares, vuelven a quedar en el silencio cómplice de quienes se perjudicarían notablemente de intentar cambios radicales en el sistema.

Por ende, copiar medidas drásticas como las que en su día se aplicaron en Inglaterra y, aunque en menor medida, también en España para terminar con los brotes de violencia, no parece ser la decisión más conveniente para los que gobiernan el fútbol desde la azotea.

Eso sí, la determinación más cabal de autoridad ejercida por los que deciden, fue la de permitir sólo el acceso de aficionados locales a los partidos de sus equipos erradicando la presencia de los hinchas visitantes, para encontrarse de lleno con la sorpresa de que así y todo no pudieron evitar que sus propios Barras Bravas se ensalzaran en una lucha fraticida. 

La duda persistirá en el hecho de saber si las camisetas son idénticas a las que siempre se defendieron desde las gradas, deportivamente hablando, o si la similitud de verdaderos propósitos estriba en el valor del dinero que llega de los escritorios, donde la pelota no existe más que como puente directo al poder.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!
 
[