El Maracaná ha quedado en completo abandono y sin electricidad

RÍO DE JANEIRO, Brasil.- En apenas unos meses el estadio Maracaná ha pasado de ser el epicentro del mundo, como sede de las ceremonias de inauguración y clausura de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, a estar completamente abandonado.

Considerado como el templo del fútbol brasileño, es hoy un esqueleto de cemento que sufre los efectos de la falta de cuidado y mantenimiento, tanto en el césped como en la grada y en su interior.

El abandono quedó evidente a inicios de año, cuando se conoció que aprovechando los pocos guardias de seguridad que hay en el recinto, unos ladrones robaron dos televisores y los bustos de bronce del periodista Mário Filho, que da nombre al estadio, y del exalcalde de Río de Janeiro, Mendes de Moraes, así como mangueras y extintores de incendio.

Esta semana la Justicia ordenó cortar la luz del estadio por el impago de las facturas de los últimos cinco meses, que suman unos 3 millones de reales (casi un millón de dólares).

El Maracaná sufre las consecuencias de la gran red de desvíos en la petrolera estatal Petrobras, el peor escándalo de corrupción de la historia de Brasil. Muy lejos quedan ahora la final de la Copa Confederaciones de 2013, la final del Mundial de fútbol de 2014 o las ceremonias de apertura y clausura de los Juegos Olímpicos y de los Paralímpicos, así como las finales masculina y femenina del torneo.

Los problemas comenzaron tras finalizar los Paralímpicos. Entonces el Comité Olímpico de Río 2016 devolvió el estadio al consorcio encabezado por Odebrecht, una de las empresas salpicadas por la corrupción en Petrobras, tras haberlo administrado entre marzo y noviembre pasado.

Maracaná es a día de hoy un estadio invadido por gatos, con el césped impracticable tras meses sin cuidado, con sillas arrancadas, cables cortados y un sinfín de obstáculos que impiden que vuelva a ser utilizado, para desesperación del Fluminense y el Flamengo, los dos clubes que lo tienen como casa.

Pese a que no se puede entrar en el estadio ni visitar el museo que alberga en su interior, centenares de turistas llegan al Maracaná diariamente para tomar fotos delante de la estatua de Hilderaldo Bellini, capitán de la selección brasileña que ganó por primera vez el Mundial en 1958.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!