Horarios

Dom.Dic.12 1:30 PM EST
Dom.Dic.26 2:30 PM EST

Sucesos que marcaron la historia del deporte

MIAMI, Florida. - Han sido varios los atletas que no quisieron formar parte de la guerra, pronunciándose en contra de las desigualdades e injusticias. Estas personalidades del deporte han ocupado las primeras planas de los periódicos por diferentes razones: desde una historia problemática en la que se vieron envueltos, pasando por su éxito profesional, hasta  una actitud de protesta o reivindicación que les valió cierto reconocimiento mundial. En esta ocasión te invitamos a descubrir sus experiencias, estos sucesos que marcaron la historia del deporte.
 
Número Uno: El guante negro
 
 
Tras el asesinato de Martin Luther King, el 4 de abril de 1968, en Estados Unidos eran norma las manifestaciones de rechazo hacia la segregación que vivía la población afroamericana. El saludo Black Power durante los Juegos Olímpicos de México fue una célebre señal de protesta por los derechos civiles. En la mañana del 16 de octubre, durante la entrega de medallas, tras haber finalizado la carrera de los 200 metros planos. Los competidores Tommie Smith y John Carlos, medalla de oro y de bronce respectivamente, alzaron su puño envuelto en un guante negro en honor a las Panteras Negras mientras comenzaba a sonar el himno nacional estadounidense. Posteriormente ambos serían expulsados de los Juegos Olímpicos.
 
Número Dos: La Masacre de Múnich
 
 
Este ataque ocurrido durante los Juegos Olímpicos de 1972 en Múnich cobraría la vida 17 personas a manos de un comando del grupo Septiembre Negro, una facción de la Organización para la Liberación de Palestina, entonces liderada por Yasir Arafat. Los atacantes, que tuvieron apoyo logístico de grupos alemanes neonazis, asesinaron a once atletas y entrenadores israelíes además de un oficial de la policía de Alemania Occidental. Cinco de los ocho miembros de Septiembre Negro fueron dados de baja por la policía durante un fallido intento de rescate de los rehenes. Los tres secuestradores que sobrevivieron fueron detenidos, pero liberados tan solo 53 días después, tras el secuestro de un avión de Lufthansa durante el vuelo 615. Israel respondería a los asesinatos organizando las operaciones Primavera de Juventud y Cólera de Dios, con el objetivo de castigar colectivamente a todos los responsables de la masacre.
 
La competencia fue suspendida por primera vez en la historia olímpica moderna, sorprendentemente solo por un día, el 5 de septiembre, a pesar de que diferentes personalidades pidieron su cancelación. El mismo día el equipo olímpico israelí anunció que abandonaba Múnich, siendo especialmente protegidos por las fuerzas de seguridad. Dos días más tarde el equipo egipcio también dejaba los juegos temiendo posibles represalias.
 
El 6 de septiembre, se celebró un servicio conmemorativo al que asistieron 80000 espectadores y 3000 atletas en el Estadio Olímpico. El presidente del COI, Avery Brundage, hizo poca referencia a los atletas asesinados durante un discurso en el que manifestó: “Los juegos deben continuar”, lo que indignó a muchos oyentes. Como muestra de duelo, durante el acto, la bandera olímpica se izó a media asta junto con la mayoría de las banderas nacionales de los países presentes en los juegos, a excepción de los países árabes, quienes exigieron que las suyas ondeasen en lo alto del mástil. Lo anterior, debido a que las naciones árabes de donde procedían los terroristas lo veían como una claudicación frente a Israel.
 
Muchas de las personas presentes llevaron matracas y ondearon banderas, pero cuando varios espectadores desplegaron una pancarta que decía "17 muertos, ¿olvidado ya?" agentes de seguridad retiraron el cartel y expulsaron a los responsables del recinto.
 
Número Tres: Descalificación soviética
 
 
La década de los setentas sería sombría para la Selección de Fútbol de la Unión Soviética. Luego de finalizar primeros en el Grupo 9 de la clasificación a la Copa Mundial de Alemania Federal 1974 y de empatar a cero la ida del repechaje ante Chile, fueron descalificados por negarse a jugar la vuelta en el país andino tras el golpe de Estado de Augusto Pinochet en 1973, los soviéticos se rehusaron debido a su desacuerdo con los sistemas de torturas que allí se realizaban. Ante la negación, la FIFA autorizó el partido, por lo que los jugadores chilenos debieron jugar el partido solos.
 
Número Cuatro: El boicot y la campaña anti-argentina
 
 
El golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 habría impuesto una dictadura militar en Argentina encabezada por la Junta de Comandantes de las tres fuerzas armadas: Ejército, Marina y Aviación, que asumió la represión como método de gobierno. Fue creada una estructura ilegal y clandestina que implicaba el asesinato, el exilio, la desaparición forzada y la tortura de personas que provenían de todos los sectores y estratos de la población.
 
Aunque el gobierno militar proclamó que el blanco de la represión era el terrorismo, le dio un alcance por el cual virtualmente podía comprender a cualquier persona: sindicalistas pertenecientes a comisiones internas de fábricas, adolescentes que reivindicaban derechos estudiantiles, sacerdotes y monjas tercermundistas, periodistas, artistas, deportistas, abogados. Y, en general, cualquiera que pudiera ser considerado subversivo, es decir aquel que tuviera ideas contrarias a la civilización occidental y cristiana.
 
Diversas organizaciones planearon, en 1977, la creación de un boicot contra la organización de la Copa Mundial de Fútbol de Argentina 1978, encabezados por los exiliados argentinos en Europa, que denunciaron la sistemática violación de los Derechos Humanos. Como contrapartida, la junta militar adujo que las acciones de esos grupos eran parte de una "campaña anti-argentina" realizada por el terrorismo.
 
Sin embrago, tras obtener el segundo lugar la Selección de Fútbol de Holanda se negó a saludar a las autoridades argentinas presentes, por estar en contra tanto de las torturas como de las desapariciones de personas que tenían lugar durante esos años de dictadura.
 
Número Cinco: Palestina
 
 
En un partido disputado el 7 de enero de 2009, el jugador del Sevilla Frédéric Kanouté, anotaría el segundo de los dos goles con el que el Sevilla derrotaba 2-1 al Deportivo La Coruña por la Copa del Rey. En la celebración, el jugador, mostró una camiseta negra que llevaba debajo que decía “PALESTINA” en diferentes idiomas, a manera de apoyo a dicho pueblo que en aquel momento era bombardeado por el ejército israelí durante el conflicto de la Franja de Gaza de 2008-2009.
 
Por este acto el árbitro lo amonestó, cumpliendo con el reglamento que prohíbe cualquier manifestación con tinte político. Ante el hecho, la Federación Española de Fútbol le impuso una multa de 3.000 euros. En solidaridad con el delantero, el club iraní Zob Ahan se ofreció a pagar la multa a Kanouté.
 
Número Seis: Los Suns
 
 
En contadas ocasiones la cancha de baloncesto se convierte en un lugar para hacer declaraciones políticas, mucho menos durante un partido de los playoffs de la NBA. Sin embargo, los jugadores de los Phoenix Suns, salieron a la cancha con una camiseta que unía al español con el inglés en la leyenda: “Los Suns”.
 
Se trató de una forma de solidarizarse con los inmigrantes hispanos tras la aprobación de la Ley Arizona. Los directivos del equipo decidieron expresar de esta forma su inconformidad. Además, usaron una fecha simbólica: el 5 de mayo, cuando México celebra la victoria en la Batalla de Puebla contra el Ejército francés en 1862. En los Estados Unidos, dicha fecha es considerada un día relevante para la comunidad hispana de origen mexicano.
 
Gracias por ver este Top 5, recuerda que aquí puedes enterarte de toda la actualidad deportiva y dejar tu opinión en la sección de comentarios abajo, te deseo un muy feliz día.
 
 *Sígueme en Twitter: @HernandoVisbal

 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!