Dentro del vestidor azteca están conscientes de que los jugadores que asistieron a la pasada Copa del Mundo quedaron a deber.