Guillermo Ochoa acata la decisión de su capitán cuando se sube al barco de la Selección Mexicana para resguardar la portería.