La humillante derrota de la Selección Mexicana ante Argentina revivió viejos fantasmas, especialmente cuando los zagueros son villanos.