Cuando México pasó apuros ante Ecuador, tres jugadores salieron al rescate.