La rivalidad entre México y Estados Unidos ha provocado que haya jugadores muy odiados por la afición.