Martín del Palacio analiza por qué la selección mexicana es considerada como el gigante del área