Darío Benedetto no aprovechó su naturalización y se quedó con una espina muy clavada en el fútbol mexicano.