Como si fuera una pandemia, uno a uno los jugadores de la Selección Mexicana van cayendo y al “Tata” Martino le urge un remedio.