El delantero del Wolverhampton y del Tri se puso nostálgico luego de conquistar la Copa Oro 2019.