La Selección Mexicana humilló a las barras y las estrellas en territorio estadounidense durante 2019, pero hay un inconveniente.