El ex crack del América y actual gobernador de Morelos no tuvo piedad sobre el máximo torneo de CONCACAF.