Los jugadores de la seleccion de México no estaban autorizados para hablar, lo que le valió la reprimenda al joven Lainez.