Horarios

Este mexicano e irlandés no intercambiaron camisetas por pura broma, detrás había una razón noble y un mensaje universal. ¡Y no estaban solos!