Horarios

Sáb.Feb.11 7:00 AM EST
Sáb.Feb.11 9:30 AM EST
Sáb.Feb.11 12:00 PM EST
Dom.Feb.12 8:30 AM EST
Dom.Feb.12 1:30 PM EST
Lun.Feb.13 2:30 PM EST
Mié.Feb.15 7:00 PM EST
Mié.Feb.15 10:00 PM EST
Sáb.Feb.18 7:00 AM EST
Sáb.Feb.18 9:30 AM EST
Sáb.Feb.18 12:00 PM EST
Dom.Feb.19 8:30 AM EST
Dom.Feb.19 1:30 PM EST
Vie.Feb.24 2:30 PM EST
Sáb.Feb.25 9:30 AM EST
Sáb.Feb.25 12:00 PM EST
Dom.Feb.26 7:30 AM EST
Dom.Feb.26 10:30 AM EST

Las hamburguesas a escondidas: la cábala mexicana en Londres 2012

CIUDAD DE MÉXICO, México.- Lo que comenzó como una travesura culinaria, terminó por ser la cábala para la Selección Nacional que ganó la medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

No fue un platillo excéntrico europeo, sino las estadounidenses hamburguesas lo que los jugadores mexicanos conseguían en la Villa Olímpica de Londres, y así lo recordó Néstor Vidrio, quien formó parte del equipo dirigido por Luis Fernando Tena.

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Se cumplen 10 años de aquel gran logro: 11 de agosto del 2012. México Sub-23 venció 2-1 a Brasil en Wembley para quedarse con la gloria olímpica. ¿La cábala? Hamburguesas, refrescos y postres que consumieron, incluso a escondidas previo a cada partido desde los Cuartos de Final.

“¡Ya son 10 años, ya se vale! No pasa nada. A lo mejor unos si saben que teníamos la cábala de comer hamburguesas antes del partido. De hecho había dos jugadores que se salían a las 2 o 3 de la mañana a gatas, porque en la Villa Olímpica estábamos como en una torre de departamentos. Todos se conectaban. El profe Tena dejaba su puerta abierta para escuchar cualquier movimiento (risas)”, reveló Néstor Vidrio a mediotiempo en entrevista.

Se salían a gatas en la madrugada para ir por el postre, por las hamburguesas, por los refrescos, y al día siguiente todos los jugadores sabíamos, pero ellos no. Era como un secreto entre los jugadores, en el interior. Eso fue el éxito de la Selección".

El equipo mexicano comenzó los Juegos Olímpicos sin estar en la Villa Olímpica en Londres. Se enfrenaron a Corea del Sur en Newcastle, a Gabón en Coventry y a Suiza en Gales, por lo que fue hasta los Cuartos de Final que llegaron a la casa de los deportistas olímpicos y ahí comenzó la cábala de la hamburguesa; Marco Fabián y Giovani dos Santos eran los jugadores que se escabullían para conseguirlas.

“Fue en la Villa Olímpica. Los primeros 3 partidos nos tocaron fuera, en sedes diferentes. Cuando pasamos en primer lugar de grupo nos tocó la Villa, previo a Cuartos de Final. Como habíamos tenido mucho tiempo de concentración con comida para deportistas, nos dan una noche libre de cenar, entonces nos fuimos por las hamburguesas”, confió Vidrio.

"A los atletas se les hacía raro que 45 hamburguesas, 60 refrescos, 30 o 40 postres, que se nos quedaban viendo... ‘bueno estamos en una competencia de atletas y estos muchachos comiendo eso’. Fue darnos un desestrés en la comida. Le ganamos a Senegal (4-2), que para mí fue el partido más complicado, y se tomó como una cábala. No había que cambiar y seguimos así hasta la Final".

VIDEO: Chicharito Hernández sigue abierto para volver al Tri y para Catar 2022

La cábala de la hamburguesa

"No hay que buscarle mucho", recuerda Vidrio al mencionar quienes se encargaron de oficializar la cábala, luego de que inició como una travesura: "Los compadres alegres que traían el relajo. Los de la cábala fueron los más grandes: Chuy Corona, Carlos Salcido y Oribe Peralta”.

En las Semifinales, México venció 3-1 a Japón y llegó la Final ante Brasil, al que le pegaron 2-1, con dos goles del experimentado Oribe Peralta.

Aunque se tratada de un torneo con límite de edad, Brasil es Brasil, pero la presión se la sacudió pronto México: “Eso lo quitamos de nuestra mente. Si entras al campo y los ves como tus ídolos, automáticamente te bloqueas y vas perdiendo. No lo veíamos así; al contrario, nos motivanos al decir ' a esas figuras les vamos a ganar, les vamos a quitar lo que tanto quieren'. Venían confiados, porque habían hecho un muy buen campeonato. Ningún equipo los puso en aprietos, entonces iban confiado en que nos iban a ganar y eso nos motivó, demasiado”.

Era un Brasil con Neymar, Marcelo, Thiago Silva, Hulk, Alex Sandro, Alexandre Pato, entre otros. Y ni así México se achicó.

Les cortamos su juego desde el primer minuto. Tena nos lo dijo clarito: hay que presionarlos, quitarles la pelota. Y con el pasar de los minutos comenzaron a desesperarse mucho, porque no encontraban espacios, el juego bonito (Jogo Bonito). Con nosotros no podían encontrar ese estilo. Esa desesperación la empecé a notar. Comencé ese partido desde la banca, pero me tocó entrar. Me acuerdo desde la banca cómo se veía ese Brasil desesperado, y nosotros tratando de jugar con esa desesperación”, añadió Vidrio.

"Le voy a dar una patada a Neymar".

Néstor tenía claro entonces qué debía hacer para enloquecer a Brasil y siguió el guión al pie de la letra. Todo resultó según el plan.

Cuando me tocó entrar, era eso: jugar con su desesperación. Entra, lo primero que dije fue... ‘le voy a dar una patada a Neymar’. Y me gané la amarilla".

Y así fue, el “Woody” Vidrio se pintó de amarillo al minuto 89, por una entrada sobre la estrella Neymar.

“La tenía en la mente. De hecho se la platiqué a Toño (Rodríguez); estaba sentado con él y le dije ‘si me toca entrar, le voy a pegar una patada a Neymar. No importa que me amonesten’. Ya la tenia presupuestada. Y sí me amonestaron, no le pegué como yo hubiera querido, pero la canté... Para hacerte sentir. Que supiera que no era fácil. A él, ya lo conoces, le gusta encarar, de cierto modo burlarse y aquí no. Aquí es serio. Estábamos convencidos de que no se nos iba a ir esa medalla y para eso fue".

Tras el silbatazo final, el oro.

“Estuve platicando con Marco Fabián de esa sensación que me pasó por la cabeza, todo lo que viví para estar donde estaba parado, ese sueño que tenía de ser futbolista, lo complicado que fue. En el mismo proceso de las olimpiadas, quedar fuera de la Copa América por todo lo que generó una indisciplina. Pensaba que me iba a quedar fuera, porque me suspendieron 6 meses. Todo lo complicado que fue lo mediático, lo psicológico, todo me pasó por la cabeza”, aceptó Néstor Vidrio al hablar por primera vez para un medio informativo de aquellos episodios.

Clave: el discurso de Tena

En todo momento, la motivación llegó desde adentro, con un Luis Fernando Tena preciso en su discurso; le llegó a los jugadores en mente y alma.

Siempre su speech fue 'ganar', motivarnos, que veníamos a una competencia que podía ser histórica para el futbol mexicano. Todo eso lo manifestó siempre. Estábamos convencidos del objetivo que queríamos como equipo. Afuera se hablaban muchas cosas, la prensa no confiaba en nosotros, o la misma gente, pero dentro del equipo fue siempre esa mentalidad”, dijo Vidrio.

El documental y la alegría

Se me enchina todavía la piel. He visto el documental que nos hicieron. Yo no sabía que nos estaban grabando en el vestidor, cuando nos estaba diciendo las palabras antes de salir al campo. Eso lo dijo también en la charla en la Villa Olímpica, que fue con alineación, más privado, y fue tal cual. Venimos a competir a una gran fiesta y a la gran fiesta siempre te tienes que quedar hasta el final y como ganadores. Se dio, gracias a Dios".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!