Horarios

Sáb.Nov.16 11:00 PM EST

Expulsan a 30 aficionados en el México-Panamá por grito homofóbico en el Azteca

CIUDAD DE MÉXICO.- Aunque FIFA no aplicó su protocolo para evitar el grito homofóbico en el partido que sostuvieron este martes las selecciones de México y Panamá en el Estadio Azteca, la seguridad del inmueble se vio obligada a expulsar a 30 aficionados.

De acuerdo con personal de comunicación de la Selección Mexicana, antes del duelo se tuvo una reunión con agentes de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y de la empresa de seguridad privada que opera el Coloso de Santa Úrsula, en la que se les pidió estar atentos a esta situación.

El personal explicó que "primero se les hizo un llamado de atención a los aficionados y los que reincidieron fueron retirados del inmueble".

Los pocos aficionados que lanzaron el grito de "puto" en el partido que sostuvieron las selecciones de México y Panamá, correspondiente a la Liga de Naciones de la Concacaf, recibieron una advertencia.

Cuando algún seguidor intentaba que más gente los siguiera con el grito homofóbico, acudían elementos de la Policía capitalina y de seguridad privada, así como personal de logística del Estadio Azteca, para hacerles saber que serían retirados del inmueble antes de terminar el cotejo.

Así lo hicieron por todas las zonas del Coloso de Santa Úrsula, incluso hubo personal equipado con cámaras de video para detectar a los infractores, y con ello evitar una sanción por parte de la FIFA

En el caso de Emanuel y su amigo recibieron una recomendación de la autoridad, aunque todo fue una confusión, pues aseguraron que gritaron 'Ehhh Chucky Lozano'.

"Pensaron que yo estaba gritando 'eh puto', pero no, yo estaba gritando 'Ehhntregate' y 'Ehhh Chucky Lozano', sí extendí las manos por eso vinieron y pensaron que estaba gritando, y me dijeron que ya no podía gritar esa palabra.

"Está bien que sean estrictos, la verdad todos los que vienen al estadio vienen a echar relajo, no creo que lo hagan con esa palabra, pero todos, y me incluyo, vienen a echar relajo", explicó el aficionado.

AFICIÓN DEL TRI FUE EL MEJOR "POLICÍA"

Nunca faltan los "graciosos" que quieren conservar el polémico grito homofóbico en el futbol, pero afortunadamente muchos aficionados de la Selección Mexicana callaron a un grupo de cinco personas que intentó hacer el "¡Eh Puto!" en un despeje del portero de Panamá, Luis Mejía.

"Cállate", gritó una aficionada para evitar que se escuchara el ya tristemente célebre cántico en la cabecera detrás de la portería defendida por el arquero Raúl Gudiño.

El sonido de unos pocos fue insuficiente; el resto de los aficionados se dedicó a alentar o reclamar otras jugadas como el autogol de Carlos Salcedo, que provocó la silbatina general.

Salvo algunas porras y mentadas de madre contra el arbitraje, la gente se comportó sin hacer el grito homofóbico y en su mayoría evitaron cualquier insulto en el primer tiempo mientras el partido estaba 1-1.

En el primer despeje del portero de Panamá, Luis Mejía, la afición mexicana en general en el Estadio Azteca respetó y no gritó el famoso "¡Eh Puto!", por el cual la Selección Mexicana está bajo lupa por un posible castigo por parte de la FIFA.

A los cinco minutos del partido, el meta canalero hizo un cobro de tiro libre dentro del área y no hubo grito homofóbico desde las tribunas. El público simplemente se quedó callado.

Así transcurrió la primera media hora del juego entre México y Panamá, con respeto y educación de los fanáticos mexicanos en el Coloso de Santa Úrsula.

Cabe resaltar que la Federación Mexicana en las últimas semanas se ha dedicado a emitir diferentes campañas para erradicar este grito y no ser castigados con un veto al estadio o el descuento de puntos en la eliminatoria.

LAS CONCLUSIONES DE LA FMF

Por primera vez desde que se implementó la nueva estrategia contra el polémico grito que emiten los espectadores mexicanos cada vez que un arquero rival realiza un despeje de meta, se tomó la determinación de expulsar espectadores, informó la Federación Mexicana de Fútbol.

A finales del mes pasado, los dirigentes del fútbol en México anunciaron los nuevos pasos para disuadir a los aficionados de gritar a coro la palabra soez en los partidos del torneo local y en los de la selección mexicana. Se advirtió que quienes fueran sorprendidos en estos actos tendrían que marcharse del graderío.

La semana pasada se lanzó adicionalmente una campaña en prensa escrita, radio y televisión, en la que conocidos comentaristas de fútbol y jugadores de la selección les recuerdan a los aficionados las posibles consecuencias de persistir con la manifestación considerada homofóbica.

Algunos hicieron caso omiso.

Durante el juego, no hubo necesidad de aplicar ninguna de las medidas de suspensión momentánea del partido, por no existir gritos contundentes a juicio del árbitro central”, informó la Federación Mexicana en un comunicado. “Sin embargo, por la actuación inadecuada de unos pocos aficionados realizando gritos discriminatorios en contra del portero de la selección de Panamá, éstos fueron retirados del estadio”.

El organismo no dio a conocer la cantidad exacta de aficionados que fueron retirados, ni en qué momento del encuentro ocurrió la expulsión.

Poco más de 26 mil aficionados acudieron al partido, durante el que fue prácticamente imperceptible el grito. Algunos aficionados optaron por corear la palabra “México” en los despejes del arquero panameño Luis Mejía.

La FIFA ha impuesto 14 multas a México por el grito de los aficionados. El nuevo protocolo del organismo rector del fútbol mundial contempla sanciones que van desde las económicas hasta jugar a puerta cerrada, perder puntos sobre la mesa o ser expulsado de una competencia.

México, por ser reincidente, ya estaría en riesgo de las sanciones más graves.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!