El ex delantero de la Selección Argentina fue el máximo villano por esta increíble experiencia, una que no le deseas ni a tu peor enemigo.