Como una maldición, México, Argentina y Paraguay tienen este cetro en sus vitrinas, uno que le trae malos recuerdos a estas escuadras.