El médico le recomendó tragar, tragar y tragar. Pero se le fue la mano, o mejor dicho, la boca. Ahora tiene los Juegos Olímpicos en el aire.