El mediocampista carioca no pudo ocultar su alegría al recordar cómo fue que alcanzó la gloria de adjudicarse la Copa del Mundo en EEUU 1994.