El Tri vivió su momento de gloria en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, imponiéndose a Brasil para ganar la medalla de oro.