El DT del cuadro campeón en Japón-Corea 2002 se consideraba el “papá” de sus jugadores y logró acoplar un exitoso equipo de época.