Jesús Corona, Carlos Salcido y Oribe Peralta fueron los tres refuerzos que le pusieron la cereza al pastel olímpico que armó Luis Fernando Tena.