La verde amarela de Romario, Branco y Bebeto se propuso no repetir los errores de Italia 90.