Hubo un momento en la historia del fútbol estadounidense que permitió la igualdad entre hombres y mujeres.