Portugal pone en juego su futuro ante el anfitrión (STORY)