Pep y Ronaldinho apenas coincidieron unos días en el Barcelona