En el Tour de Yorkshire se produjo este aparatoso accidente cuando los ciclistas se embalaron sobre la meta.